¿Qué es la parafinoterapia y qué beneficios tiene?

Muchísimas de vosotras, seguramente habréis oído hablar de la parafina. Sobre todo, como tratamiento complementario tras un servicio de estética. Así que en este blog resolveremos todas las dudas que podáis tener sobre ella (como sus beneficios, sus efectos a largo plazo, sus recomendaciones…) Pero nos centraremos en lo que a nosotros nos incumbe: la parafina tras una manicura o una pedicura.

Pues bien, empezaremos con una breve descripción: la parafina es un compuesto sólido ceroso normalmente blanco e inodoro (aunque en el mundo de la estética suele tener color y olor, principalmente por sus compuestos y principios activos añadidos). Tiene un punto de fusión típico entre 47 °C y 64 °C. Es insoluble en agua y se quema fácilmente.

 

Tiene numerosos usos fuera el ámbito de la belleza, pero como ya he dicho antes, hablaremos a lo que nos respecta, por lo que estamos aquí: LA PARAFINA EN LAS MANOS Y EN LOS PIES.

¿Por qué aplicarme la parafina regularmente?

Pues bien, en primer lugar, la parafina no tiene por qué aplicarse expresamente después de un tratamiento de manicura o pedicura. Esto solo sirve como complemento al servicio y para tener una mayor sensación de bienestar. Pero los efectos de la parafina (aparte de notarse tras el primer baño) vienen a largo plazo. Realizar el tratamiento es totalmente indoloro (siempre y cuando se mantenga una temperatura regular en el fundidor), rápido, cómodo, limpio y económico.

  • Lo primero de todo es mantener la temperatura óptima de la parafina (entre 47º y 57º); por debajo de ésta, se solidifica y resulta bastante aparatoso a la hora de realizar el tratamiento, y por encima de los 57º podría estar demasiado caliente para su aplicación (¡hay que tener en cuenta que no todas las personas tienen el mismo umbral de dolor y lo que a algunas les puede resultar muy caliente, para otras estaría en su punto!).

 

  • Con los dedos abiertos, se sumerge la mano en la parafina durante unos 3 segundos. Luego se saca cuidadosamente, con cuidado de que en ningún momento toque el fondo o las paredes del contenedor. Se repite este proceso unas dos o tres veces más, hasta que la mano quede cubierta con una capa gruesa.

 

  • Luego se envuelve la mano en una bolsa de plástico y se introduce en la manopla.

 

  • Repetimos el proceso en la otra mano.

 

  • Se mantienen guardando el calor unos 10-15 minutos.

 

  • Luego se retira (muchas alucináis con la facilidad con la que se quita y el poco residuo que deja, os vemos) y se da un masaje relanjante descontracturante.

 

 

Los efectos de la parafina se notan desde el primer momento

Al realizar la envoltura con la cera y guardar el calor, se abren los poros y se produce una sudoración por encima de lo normal, lo que hace la capa de parafina es que impide la salida de este sudor, por lo que se retiene en la piel y produce una hidratación excesiva.

Además, la parafina que utilizamos en los centros de belleza tiene numerosos principios activos hidratantes y emolientes, que añadido a la retención del sudor, ayuda y complementa esta hidratación.

¡SORPRESA! Cuando se retira la envoltura todas os quedáis sorprendidas por lo suaves y tersas que se quedan las manos, ya tengas la piel reseca, castigada o maltratada.

Pero como digo, los verdaderos efectos de la parafina aparecen tras varias sesiones: no sólo es un buen complemento a nivel estético, sino que también

trata problemas articulares, óseos o musculares debido al exceso de calor

Y esto ocurre tras varios usos de esta curiosa cera (ya ni hablamos de la estupenda apariencia y el agradable tacto que aporta a la piel cuando se aplica regularmente)

 

¿Quién debería realizarse el tratamiento?

 

Se aconseja a personas que tienen problemas de articulaciones, piel seca o castigada y sequedad cutánea (sobre todo en invierno). También es especialmente recomendable para personas mayores, aunque la parafina no tiene edad. Pero como podéis ver, tampoco es necesario que se tenga ningún tipo de problema (ya sea cutáneo o articular), simplemente si quieres lucir una buena apariencia en las manos (ojo, y en los pies, que parece que nos olvidamos de ellos) puedes pedirnos cita para darte ese caprichito o añadirlo a tu manicura o pedicura por solo 9’90€!

                                                                               Haz click aqui para pedirte tu mani pedi con parafinoterapia

 

 

 

¿Tiene alguna contraindicación?

 

Pues bien, aunque la parafina tiene numerosas ventajas, en algunos casos, como todo, no es recomendable:

  • Extrema sensibilidad o umbral de dolor muy bajo (no produce quemaduras de ningún tipo, pero puede hacer que un tratamiento de lo más completo y agradable y que se realiza por bienestar, se convierta en un mal rato y no lo disfrutemos).
  • Heridas abiertas.
  • Infecciones
  • Cicatrices recientes.

 

¿Si lo realizo tras el esculpido de uñas, tendrá contraindicaciones?

Esta es otra duda que muchísimas os planteáis: si me hago la parafina mis uñas van a durar menos, las piedras o joyas se van a caer… Pues la verdad es que no.

¡Esto es lo mejor! la parafina no influye en el resultado de ningún otro servicio.

¡CUIDADO! siempre y cuando se realice después: ya que la capa grasa que deja esta cera sobre la capa ungüeal si hace que el acrílico, el gel o el esmalte permanente no se adhiera bien a la uña, por lo que sí afectaría en esto. Pero si se realiza al final de todo, no da ningún tipo de problema (ni en el resultado ni en la duración).

 

 

Espero que os haya encantado nuestro blog sobre LA PARAFINOTERAPIA, Si es así recuerda que todas las semanas publicamos un  NUEVO BLOG !